25 de septiembre de 2016

El avispón negro, de James Sallis


Título original: Black hornet
Traductora: Elena de Grau Aznar
Editorial: RBA
Género: Novela Negra
Páginas: 167
Publicado en 1994



Conflictos raciales 


El precario equilibrio en el que vive una gran mayoría de la comunidad afroamericana es el caldo de cultivo ideal para generar disturbios. Cada cierto tiempo vemos como estalla por los aires la convivencia. Aunque siempre suelen salir mal parados los mismos. Ser negro en los Estados Unidos no tiene que ser fácil, pero en muchas ocasiones gran parte de los problemas los generan los propios afroamericanos. Con eso no estoy queriendo decir que cuando el poli paleto de turno saca su pistola a pasear, y la descarga en un negro lleve razón. Mas bien todo lo contrario. Si una persona está desarmada, acribillarle es uno de los mayores crímenes que se puedan cometer, independientemente de si ha opuesto o no resistencia a la autoridad.

En el último año está siendo un clamor y lejos de solucionarse el conflicto cada día va a más. Hasta cuando va a durar, nadie lo sabe, pero si no se llega a algún tipo de acuerdo pronto todavía tiene que empeorar.



Resumen

Por qué os he contado todo ese rollo antes. Bueno, pues resulta que El avispón negro es un libro de mediados de los 90 y después de más de 20 años de andadura no puede estar más de actualidad. El tema principal que trata es el trasfondo social de una de las épocas más oscuras y violentas de los Estados Unidos. Igual que sucede ahora, los defensores de los derechos civiles ponían el grito en el cielo ante tanto atropello policial.

El protagonista es una especie de guardaespaldas, cobrador y detective aficionado que se ve envuelto en un crimen. Lew Griffin, que así es como se hace llamar nuestro prota, presencia el asesinato de una periodista a manos de un francotirador. Este tirador, lleva unos cuantos días matando a personas (principalmente blancos). Nadie sabe quien es y pese a que toda la policía de Nueva Orleans está tras sus pasos, de momento les ha dado esquinazo a todos y sigue actuando impunemente. Ahora, además de las autoridades, hay otra persona que quiere dar caza al asesino. Ese es Griffin que se toma el asunto como algo personal (la chica era una conocida) y está dispuesto a todo para acabar con el.



Sinopsis (de la editorial)

Los conflictos raciales están convirtiendo Nueva Orleans en una olla a presión. A las tensiones entre segregacionistas y defensores de los derechos civiles, se suma la aparición de un misterioso francotirador que ya ha abatido a cinco personas. Pero ha cometido un error: su última víctima, una periodista, era amiga de Lew Griffin, el más astuto investigador privado de toda Luisiana.



Opinión

La novela está bien y es bastante entretenida. Si acaso lo que no me acaba de gustar, que no se si será por el escritor (que sé que es blanco), es que no me acabo de creer al personaje. Me refiero a que cuando habla en los diálogos o narra un pasaje no diferencio de donde es. Diréis, joder, eso tendría que ser lo normal, pero ahora os explico a que me refiero. Resulta que uno de los escritores que más me gusta, Chester Himes, tiene unos cuantos libros en los que los protagonistas son dos polis negros. De los tres libros que he leído, dos tienen reseña en el blog. Son estos: Todos muertos y Un ciego con una pistola. Pues bien, esos mendas, que por cierto son la caña, utilizan todo el rato una jerga de barrio que los hace inconfundibles. Pero más allá de estos dos personajes, todos los negros que aparecen en las novelas de Himes son, por llamarlo de alguna manera, genuinos.

Una curiosidad es que el propio Chester Himes aparece en la novela como personaje. Durante una conferencia charla amistosamente con Griffin. Se nota que a James Sallis le gustaba este escritor, porque de alguna forma trata los mismos temas y le da un enfoque parecido al tema de los disturbios raciales.

Nota 

6 de 10


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...